ULCERA GASTRICA E INFECCION POR HELICOBACTER PYLORI.

Autor: BERMEJO SAN JOSE FERNANDO
Año: 1998
Universidad: AUTONOMA DE MADRID
Centro de realización:
Centro de lectura: MEDICINA
Director: BOIXEDA DE MIQUEL DANIEL
Tribunal: PAJARES GARCIA JOSE MARIA , BIXQUERT JIMENEZ MIGUEL , CANTON MORENO RAFAEL , ABREU GARCIA LUIS ESTEBAN , PEREZ GISBERT FCO. JAVIER
Resumen de la tesis

Se estudiaron de forma prospectiva 73 pacientes diagnosticados de úlcera gástrica mediante endoscopia oral en la que se obtuvieron muestras para la realización de estudio histológico (hematoxilinaeosina) y de la prueba rápida de la ureasa. Así mismo se realizaron determinaciones sanguíneas para serología (ELISA IgG), gastrina, pepsinógeno I y II, así como una prueba del aliento con urea marcada con C13. La prevalencia de la infección por Helicobacter pylori (H. pylori) en los enfermos con úlcera gástrica en nuestro medio es del 87,6%. Cuando se excluyen los casos con antecedentes de toma de antiinflamatorios no esteroideos, la prevalencia de la infección aumental al 98%. La gastritis asociada a la úlcera gástrica afecta tanto al antro como al cuerpo gástrico, es decir, es una pangastritis, y está relacionada íntimamente con la infección por H. pylori, no teniendo relación alguna con la toma de antiinflamatorios no esteroideos. La sensibilidad de la histología, prueba del aliento, serología y prueba rápida de la ureasa para el diagnóstico de la infección fue superior al 95% en todos los casos excepto para la prueba rápida de la ureasa realizada en el antro (72%), donde esta técnica es menos eficaz debido probablemente a la mayor presencia en esta localización de atrofia y metaplasia intestinal, las cuales no son colonizadas por el germen. La especificidad de todos los métodos diagnósticos fue del 100%. Durante 1i meses se realizó un seguimiento de 56 de los pacientes, todos ellos con infección, observando que la erradicación de H. pylori favorece la cicatrización de la úlcera gástrica, disminuye la tasa de recidivas ulcerosas, y conlleva una mejoría progresiva (durante 12 meses) de la gastritis crónica global y una mejoría precoz (al mes) del componente inflamatorio agudo. Así mismo, la eliminación del germen se asocia a un descenso de los títulos de anticuerpos IgG frente a H. pylori medidos mediante ELISA 6 meses después del tratamiento, a un descenso precoz al mes de los niveles basales de gastrina, y a un descenso progresivo durante 6 meses de los niveles basales de pepsinógeno I y II. La comprobación del descenso del pepsinógeno II basal es un método útil para monitorizar la erradiación, no así el descenso de la gastrina o del pepsinógeno I. La prevalencia de infección de los cónyuges e hijos de pacientes con úlcera gástrica en nuestro medio es del 82,8% y 60,6%, respectivamente..
Materias relacionadas