TUBERCULOSIS ACTIVA EN LA AUTOPSIA. ESTUDIO ANATOMOCLÍNICO

Autor: MORALES CONEJO MONTSERRAT
Año: 2003
Universidad: COMPLUTENSE DE MADRID
Centro de realización: FACULTAD MEDICINA
Centro de lectura: MEDICINA
Director: PÉREZ OTEIZA CARLOS
Tribunal: ENRIQUEZ DE SALAMANCA RAFAEL , MORENA FERNÁNDEZ JULIO DE LA , FERNANDEZ GUERRERO MANUEL LUIS , RODRÍGUEZ ZAPATA MANUEL , PALACIO PÉREZ-MEDEL ANGEL DEL
Resumen de la tesis

INTRODUCCIÓN La tuberculosis (TBC), a pesar de ser una entidad bien conocida, en ocasiones no es diagnósticada hasta la necropsia. OBJETIVOS Analizar las características clínicas y anatomopatológicas que presentan los pacientes con TBC activa demostrada en la necropsia. MATERIAL Y MÉTODOS Se revisaron retrospectivamente todas las autopsias de adultos realizadas en el Hospital Universitario "12 de Octubre" entre los años 1974 y 2002. Se seleccionaron aquellos casos en los que, entre los diagnósticos finales, aparecía el de TBC activa. Posteriormente se revisó la historia clínica y el informe anatomopatológico de dichos casos según protocolo establecido previamente. RESULTADOS Entre las 5076 autopsias realizadas en el Hospital en esos años, se seleccionaron los 2180 casos que correspondían a adultos, encontrándose entre ellos 92 casos de TBC activa (4.2%). El 57% correspondían a hombres. La edad media de los pacientes era de 64 años y en el 90% se aislaba alguno de los factores predisponentes controlados. A su ingreso, el 52% de los casos referían cuadro constitucional y el 40% disnea. El 75% de los pacientes persentaban a la exploración física una auscultación pulmonar patológica, el 56% fiebre y el 40% malnutrición moderada. La anemia con práctica normalidad de la serie blanca fueron los hallazgos de laboratorio más frecuente y hasta el 50% de los pacientes presentaban a su ingreso insuficiencia respiratoria. La radiografía de tórax se interpretó como normal en el 30% de los casos. Sólo en el 46% de los casos se sospechó de forma adecuada la TBC siendo esta sospecha diagnóstica más frecuente en las TBC meníngeas. El antecedente de TBC previa y la radiografía de tórax fueron los dos datos que más ayudaron al clínico en el diagnóstico de TBC. También se relacionan con mayor sospecha diagnóstica las formas más graves de TBC y los casos a partir del año 1985. Sin embargo, la presencia de síntomas extrapulmonares alejó el diangóstico. El 52% de los casos correspondían a TBC pulmonares, el 28% a formas miliares y el 20% a TBC extrapulmonares. En el 61% de los casos, la TBC fue la causa principal del fallecimiento. El órgano más frecuentemente afectado fue el pulmón (80%) segudio del ganglio (36%) y el hígado (21%). En los 92 casos se encontraron granulomas epitelioides, 90 de ellos eran caseificantes. El BAAR en tejido fue positivo en el 53% de los casos y el Löwenstein en el 64%. CONCLUSIONES Los pacientes con TBC activa demostrada en la autopsia se caracterizan por su edad avanzada y frecuente comorbilidad. En ellos predominan la sintomatología inespecífica y son frecuentes las formas graves y diseminadas de la enfermedad.
Materias relacionadas