SEGUIMIENTO ELECTROCARDIOGRAFICO A LARGO PLAZO EN LA DISPLASIA ARRITMOGENICA VENTRICULAR DERECHA

Autor: RUBIO CAMPAL JOSE MANUEL
Año: 2003
Universidad: AUTONOMA DE MADRID
Centro de realización: FUNDACION JIMENEZ DIAZ. UNIVERISAD AUTONOMA DE MADRID
Centro de lectura: FACULTAD DE MEDICINA.
Director: FARRE MUNCHARAZ JERONIMO
Tribunal: DE OYA OTERO MANUEL , MORO SERRANO CONCEPCION , ALMENDRAL GARROTE JESUS , MACAYA MIGUEL CARLOS , RICO ZALBA LUIS
Resumen de la tesis

La Displasia Arritmogénica Ventricular Derecha (DAVD) es una entidad que se caracteriza por la sustitución progresiva de los miocitos por tejido graso y fibroso. Aunque afecta predominantemente al ventrículo derecho, con el tiempo muchos pacientes desarrollan diversos grados de afectación ventricular izquierda. Clínicamente se caracteriza por el desarrollo de arritmias ventriculares, con síntomas que suelen comenzar en la adolescencia y juventud, aunque puede manifestarse a cualquier edad. En los casos en los que hay afectación muy extensa en ambos ventrículos, pueden desarrollarse grados diversos de insuficiencia cardiaca. Se transmite genéticamente y hay historia familiar en un 30 - 40 % de los casos. El diagnóstico no siempre es fácil, y se basa en la demostración histológica del reemplazo fibro-adiposo , en la clínica del paciente, en el electrocardiograma (ECG) , y en las diferentes técnicas de imagen (Ventriculografía, ECO, RM cardiaca) que identifiquen alteraciones de la motilidad o en la estructura parietal del VD y del VI. Su evolución es progresiva, pudiendo haber diversas fases de la enfermedad con diferentes manifestaciones clínicas. Los estudios sobre dicha progresión son escasos, y generalmente hacen hincapié en la evolución anatómica de la misma, sin que se identifiquen los cambios electrocardiográficos o la relación de los mismos con diferentes parámetros clínicos. En el presente trabajo hemos hecho un seguimiento a largo plazo de 60 pacientes diagnosticados de DAVD de tres centros terciarios de España, dos de la Comunidad de Madrid y uno de la Comunidad Valenciana. La edad media de los pacientes en el momento del diagnóstico era de 41 ± 17 años, y al final del seguimiento, de 52 ± 17 años. El 73 % de los pacientes eran varones y el 17 % tenían afectación familiar. Todos tenían diversas manifestaciones clínicas de arritmias ventriculares, documentadas clínicamente en el 62 %. Veinticinco pacientes son portadores de un cardioversor-desfibrilador-implantable. Seis pacientes fallecieron durante el seguimiento. El diagnóstico en todos ellos se basó en los hallazgos de la angiografía ventricular derecha. El ECG inicial mostró alguna anomalía en el 65% de los pacientes, sobre todo alteraciones de la conducción de la rama derecha (22%), u ondas T negativas en derivaciones precordiales (43%). El 68% de estas T negativas se confinaban a V1-V3. El 4 % presentaban ondas epsilon. Hemos hecho un seguimiento electrocardiográfico en todos ellos (media 104 ± 71 meses; 8,6 ± 6 años) con el fin de analizar la presencia de cambios en la anchura y amplitud del complejo QRS, amplitud de la onda P y presencia y extensión de las alteraciones de la repolarización en todas las derivaciones. En el 47 % de los pacientes se documentó algún tipo de modificación en el ECG, y al final del estudio, el 87 % tenían un ECG patológico. Los cambios documentados fueron: Nuevo bloqueo completo de RD (11 pacientes; 39%); Nuevas ondas T negativas en derivaciones precordiales (4 pacientes, 14 %); Disminución de Voltaje en V1-V3 (3 pacientes, 11%); Cambios masivos (definidos como bloqueo de RD junto a disminución de voltaje; 9 pacientes, 32 %). El 57 % de los pacientes que al principio del estudio mostraban un ECG normal sufrieron cambios en el ECG, frente al 41% de los que lo tenían anormal (p=NS). Al final del seguimiento la onda P en II se redujo significativamente (0,14 ± 0,06mV a 0,13 ± 0,04mV; p16 años. La edad de los pacientes también influyó en el desarrollo de cambios en el ECG. El 23% de los pacientes 50 años (p< 0,01). No hubo diferencias entre sexos en elporcentaje de pacientes que experimentaban cambios en el ECG (48% en varones,44% en mujeres), pero el tipo de cambios era diferente, con mayor frecuenciade desarrollo de bloqueos de RD (52%) y formas masivas (38%) en varonesy de T negativas (57%) en mujeres. El 70 % de los pacientes cumplían loscriterios de la ESC/ISFC al comienzo del estudio. Al final, este porcentajeera del 83 %. Se estudió el ECO en 5 pacientes que habían desarrolladocambios masivos, y en todos ellos el VD estaba severamente dilatado e hipoquinético,con Diámetro diastólico transverso > 60 mm. Todos tenían además signos sugestivos de afectación del VI con diversos grados de disfunción. En conclusión, la DAVD es una enfermedad progresiva, y dicha progresión se refleja en el ECG, con aparición de diversos cambios en el mismo en el 47% de los pacientes seguidos durante un tiempo medio de 8,6 ± 6 años. Cuanto mayor es el tiempo de seguimiento, mayor es la proporción de pacientes que experimentan cambios, que es del 100% en los pacientes seguidos > 16 años. Los pacientes mayores >50 años experimentan más cambios que los pacientes jóvenes, y suelen desarrollar formas masivas de la enfermedad, con bloqueo completo de rama derecha y disminución de voltaje.
Materias relacionadas