ESTUDIO EPIDEMIOLÓGICO TRANSVERSAL DE LOS FACTORES DE RIESGO CARDIOVASCULAR EN LA PROVINCIA DE VALLADOLID: LA HIPERTENSIÓN ARTERIAL Y CALIDAD DE VIDA RELACIONADA CON LA SALUD

Autor: SIMAL BLANCO FERNANDO
Año: 2001
Universidad: VALLADOLID
Centro de realización: FACULTAD DE MEDICINA
Centro de lectura: MEDICINA
Director: MARTÍN ESCUDERO JUAN CARLOS
Tribunal: JIMENO CARRUEZ ANTONIO , MACIAS NUÑEZ FLORENCIO , ARRIBAS CASTRILLO JOSÉ MANUEL , ARANDA LARA PEDRO , CASTRODEZA SANZ JAVIER
Resumen de la tesis

Estudio epidemiológico transversal polietápico, a una muestra aleatoria simple del 20% del total de la población mayor de 14 años, adscrita al área de salud Oeste de Valladolid se le envió una encuesta por correo inicial a 34741 individuos, seguida de una encuesta telefónica a los no respondedores, recogiendo variables sociodemográficas, antropométricas y de factores de riesgo cardiovascular y sus tratamientos. En una segunda fase se extrajo una muestra aleatoria estratificada de 1491 individuos a los que se les envió una segunda encuesta por correo más extensa que incluía el cuestionario de salud SF-36. A los respondedores de esta segunda encuesta se les propuso la realización de una entrevista personal en que se tomaron medidas antropométricas y de la presión arterial, se recogieron muestras de sangre y orina de 24 horas, y a los pacientes hipertensos o sospechosos de padecer hipertensión se les propueso la realización de una monitorización ambulatoria de la presión arterial con un MEDITECH ABPM 04. Encontramos una prevalencia de hipertensión del 32% de la población, de los que el 14% fue conocida y el 18% no conocida. La prevalencia de hipertensión sistólica aislada está en torno al 14% de la población general y la hipertensión diastólica aislada afecta a algo menos del 5% de nuestra población general. Poco más de un 14% de nuestra población general presenta una presión de pulso mayor de 65 mmHg. Sólo un 44% de los hipertensos son conocidos, de ellos están tratados el 71%, pero únicamente el 23% de los conocidos y tratados están controlados. La aplicación de la monitorización ambulatoria de la presión arterial durante 24 horas, modifica drásticamente las prevalencias: un 10% de la población presenta una hipertensión de bata blanca, con lo que la prevalencia real de hipertensión baja al 24%, además aumenta ostensiblemente el grado de conocimiento y control de la hipertensión. No hemos encontrado diferencias entre hipertensos y no hipertensos en la kaliuria, calciuria y natriuria estadarizada de 24 horas, a pesar de que los hipertensos declaraban ingerir menos sodio, lo cual indica que son conocederos de las necesidad de restricción de sal pero no lo cumplen. Los hipertensos tenían respecto a los no hipertensos: un mayor índice de masa corporal, una mayor circunferiancia de la cintura, un mayor índice cintura/cadera y una mayor microalbuminuria. La correcta interpretación de resultados en calidad de vida relacionada con la salud nos ha obligado ha realizar un análisis multivariante ajustando los resultados por todas las posibles variables de confusión. No hemos encontrado diferencias en la calidad de vida relacionada con la salud entre los no hipertensos y bata blanca, ni entre los hipertensos tratados en función de que estén controlados o no. Existe una mejor calidad de vida relacionada con la salud en los no hipertensos respecto a los hipertensos en 2 de 8 dimensiones, (función física y salud general). La calidad de vida relacionada con la salud está más deteriorada en los hipertensos conocidos que en los no conocidos, esto podría interpretarse como un efecto etiquetador.
Materias relacionadas