ESTRUCTURA Y EVOLUCIÓN ALPINA DE LA CUENCA DE ALMAZÁN (CORDILLERA IBÉRICA)

Autor: MAESTRO GONZÁLEZ ADOLFO
Año: 1999
Universidad: ZARAGOZA
Centro de realización: FACULTAD DE CIENCIAS
Centro de lectura: CIENCIAS
Director: CASAS SAINZ ANTONIO
Tribunal: ALVAREZ PULGAR JAVIER , GONZÁLEZ CASADO JOSE MANUEL , POCOVI JUAN ANDRES , GALINDO ZALDIVAR JESUS , ROCA ABELLA EDUARD
Resumen de la tesis

La cuenca de Almazán se sitúa al norte de la Península Ibérica. Presenta una geometría sinclinal de charnela plana de orientación NW-SE a E-W. El margen septentrional muestra un sistema de cabalgamientos vergentes al sur de orientación E-W a WNW-ESE. El borde de oriental limita con la Rama Aragonesa cuya estructura puede explicarse como resultado de la reactivación de la estructura hercínica. Las estructuras de borde meridional (Rama Castellana) son de orientación E-W. Los depósitos terciarios, con un espesor de unos 3500 m, están constituidos por cuatro unidades tectosedimentarias paleógenas (Eoceno-Ageniense), y los materiales neógenos (Ageniense-Plioceno) se disponen subhorizontales. Las principales estructuras contemporáneas con el depósito de los materiales terciarios son los monoclinales de Almazán, de Arcos y de Gómara. El desplazamiento del cabalgamiento de Cameros hacia el norte implica el transporte de la Cuenca de Almzán, fundamentalmente durante el Eoceno superior-Oligoceno superior. En este sentido la Cuenca de Almazán se puede considerar como una cuenca de piggy-back asociada a un cabalgamiento de escala cortical. Las direcciones de compresión terciarias son: NNE-SSW, NW-SE, NE-SW y E-W. Se pude interpretar que la dirección de o-1 del campo de esfuerzos primario es NNE-SSW que parece desviada por grandes estructuras que se reactivaron como direccionales-inversas. Durante el Mioceno superior-Plioceno domina un campo de esfuerzos distensivo, con direcciones de o3: ESE a SE y NE-SW. En los materiales paleógenos las fracturas se sitúan paralelas y perpendiculares a los ejes de los pliegues. Genéticamente están relacionadas con el campo compresivo NNE a NE, y a la evolución de los pliegues. En el sector central y oriental de la cuenca (materiales neógenos) la dirección de fracturación es NE-SW, NW-SE y E-W.La imagen satélite muestra una orientación de los lineamientos ENE-WSW. Esta puede ser debida a la compresión neógena de dirección NE-SW, aunque la existencia de discontinuidades con esa orientación en los principales localizados por debajo de los depósitos terciarios de la cuenca que puede haber influido de forma importante.
Materias relacionadas