EL PACTO EPISTOLAR EN LA CORRESPONDENCIA ÍNTIMA FAMILIAR DE ANTOINE DE SAINT-EXUPÉRY

Autor: SAIZ CERREDA M. PILAR
Año: 2002
Universidad: BURGOS
Centro de realización: FACULTAD DE HUMANIDADES Y EDUCACIÓN
Centro de lectura: HUMANIDADES Y EDUCACIÓN
Director: BLANCO BARROS M. ISABEL
Tribunal: HERNÁNDEZ RODRÍGUEZ FRANCISCO JAVIER , TORRES MONREAL FRANCISCO , ARRAEZ LLOBREGAT JOSÉ LUIS , BAENA MOLINA ROSALÍA , SANZ HERNÁNDEZ TEÓFILO
Resumen de la tesis

En esta tesis analizamos la noción del pacto epistolar en la correspondencia íntima familiar del escritor Antoine de Saint-Exupéry. Para poder entenderla en todo su alcance, hemos procedido a la división del trabajo en dos partes diferenciadas. En la primera, de contenido más teórico, explicamos qué es una carta, pues sólo desde esta perspectiva se puede entender la finalidad de su escritura. El pacto epistolar - noción derivada del pacto autobiográfico de Philippe Lejeune - se erige en la función dominante que da cohesión y estructura en su misma base una correspondencia y nos permite establecer el estatuto genérico para la carta. Siendo el pacto un contrato de identidad sellado por el nombre propio, pero un contrato en acción, dirigido al otro, que debe suscribirlo y ratificarlo, la respuesta se erige entonces en garante de la existencia del mismo. La realidad del pacto se puede contemplar además en todos los niveles discursivos, pragmático, semántico y textual, este último como manifestación externa de las características del pacto en los otros niveles. A su vez, en cada uno de estos niveles, el pacto entre el autor y el destinatario, aun cuando se rvista de peculiaridades propias, se va a concretar en unas características o cláusulas precisas, extensibles a toda correspondencia. Por un lado, en lo que a nivel pragmático se refiere, adquieren gran importancia las cláusulas de regularidad, constancia y frecuencia del intercambio, así como la dimensión dialogística del mismo, dimensión extensible a cada carta. Pero para poder suscribir el pacto, es preciso que el autor dé muestras de su identidad, una identidad, una identidad que remite a una persona con naturaleza extratextural que es reconocible por el destinatario. Y en lo que atañe al nivel semántico, el pacto se concreta en un pacto de sinceridad, por el que el receptor de la carta accede a la dimensión ontológica del epistológrafo, en base al reconocimiento de la identidad del autor y, en consecuencia, a la autenticidad de su discurso. En la segunda parte, analizamos la correspondencia concreta de Saint-Exupéry con sus más allegados, familiares y amigos. El hecho de que elija este género como forma de escritura y no otro, se comprende tras el estudio teórico de la primera parte. Mantener una correspondencia para Saint-Exupéry obedece a necesidades vitales, el deseo de amar y de ser amado. De ahí que establezca un pacto epistolar con cada uno de sus corresponsables, que se traduce en unas cláusulas precisas a nivel pragmático, como la regularidad y constancia de la escritura epistolar, en lo que atañe a las dos instancias enunciativas, que nos lleva a hablar de su tiranía epistolar; o de la dimensión dialogística de la carta, otra de las cláusulas propias de este nivel. La respuesta constituye la garantía de la existencia del pacto y Saint-Exupéry despliega todo su poder de seducción - vestigio de la retórica en la carta del siglo XX - para conseguirla. A través del pacto de sinceridad, ya en el nivel semántico, podemos acceder a la dimensión ontológica del autor, que nos descubre su realidad interior al tiempo que se recrea en la escritura, en esencial , a través de la temática de la soledad, de gran tradición literaria. Mantener un intercambio epistolar se erige en pharmakon, en el único medio de que dispone el autor para crear la ilusión de la presencia, para exorcizar la ausencia, para abolir la distancia que le separa de los suyos, en definitiva, para satisfacer sus deseos profundos de amor. Estos fines que la carta permite alcanzar a Saint-Exupéry, son razón suficiente para que privilegie la práctica de este género en detrimento de otros afines como el diario íntimo, que nunca mantuvo.
Materias relacionadas