EL JUEGO TRADICIONAL Y LA ORALIDAD EN EL PRIMER CICLO DE EDUCACIÓN PRIMARIA

Autor: BERNABÉ PASCUAL JUANA
Año: 2001
Universidad: MURCIA
Centro de realización: FACULTAD DE EDUCACIÓN
Centro de lectura: EDUCACIÓN
Director: LÓPEZ VALERO AMANDO
Tribunal: SÁNCHEZ-BLANCO CELARAÍN MARÍA DULCE , GIMENEZ PRECIOSO MARINA , RUIZ NUÑEZ GABRIEL , ENCABO PEÑARANDA JESÚS , LLORENS GARCÍA RAMÓN FRANCISCO
Resumen de la tesis

El trabajo que presentamos ha consistido en la recogida y posterior análisis de juegos infantiles y canciones que se observan en la Región de Murcia y que actualmente se juegan en los patios de recreo entre los niños de 6 y 8 años; por otra parte, de cómo se realiza la transmisión de juegos y canciones por medio de personas adultas y los restos que de esa herencia quedan en los niños, sin olvidarnos de la necesidad de jugar. Finalmente, exponemos la puesta en práctica en el aula a través de talleres creativos de los juegos tradicionales como un medio de desarrollo del lenguaje oral. Desde que Vygostky estableciera la perspectiva socio-histórica, el juego es una de las formas que el niños utiliza para comprender los sistemas de relaciones y valores y otras claves de la cultura inmediata que le rodea. Para Bruner el juego infantil es la mejor muestra de la existencia del aprendizaje espóntaneo; él considera el marco lúdico como un invernadero para la recreación de aprendizaje previo y la estimulación para adquirir seguridad en dominios nuevos. Piensa Bruner y con él estamos de acuerdo, que la lengua materna se domina más rápidamente, cuando su adquisición tiene lugar en medio de una actividad lúdica. El desarrollo del pensamiento, afirmará Bruner está en buena medida determinado por las oportunidades de diálogo. Desde el punto de vista del juego y el folklore, hemos tenido en cuenta los trabajos de los folkloristas del siglo XIX y también aquellos autores que han recogido los juegos a lo largo del siglo XX como Medina, Bravo-Villasante, Cerrillo, Pelegrín y un largo etcétera. Nos preguntamos como investigadores qué quedará en el siglo XXI de estos juegos tradicionales si se interrumpe la transmisión oral de una generación a otra. Nuestra investigación ha sido eminentemente cualitativa. Hemos estudiado la realidad en su contexta natural tal y como sucede. Hemos salido a la calle a recoger información sobre las personas mayores, y también hemos ido a los patios de los colegios para saber a qué jugaban los niños en la Región de Murcia. El juego es una actividad le proporciona placer al niño y al mismo tiempo una gran satisfacción, por otra parte el juego es fuente de relación con los demás y asimilación de su entorno. A todas las edades, los niños tienen necesidad de jugar, por lo tanto no podemos centrar la importancia del juego en una edad concreta. El niño, al jugar, conversa, habla, discute, pregunta, siente que el lenguaje y sus conversaciones son tan importantes como su propio compañero de juego. Entendemos el folklore unido al juego, como un estudio de la cultura tradicional, de las costumbres que se conservan y se transmiten, bajo formas de tradicionales de una generación a otra. El niño en general es perseverante en sus juegos y costumbres, que se transmiten como valiosa reliquia de generación en generación. Revivir un juego es darle vida. El niño ha participado de una cultura oral anónima durante muchos años. La sustitución o desaparición de los juegos infantiles como parte de la cultura de un pueblo, es uno de los fenómenos sociológicos que nos ayudan a reflexionar sobre el mundo del niño. Las tradiciones populares y en este caso de los juegos infantiles, son la primera fábula de la vida. Desde que el niño empieza a jugar con la madre a las nanas, juega con las palabras. Todos los juegos son prueba de la enorme actividad de los niños en épocas pasadas, jugando al aire libre, en la calle o en las plazas. En los juegos infantiles está conservada una rica poesía de tradición oral que debería tener un lugar importante en los estudios superiores. A partir de la primera mitad del siglo XX es cuando ha empezado el peligro de pérdida del juego tradicional, al adulto no se le han transmitido como en oras épocas los juegos, y los niños, ante la fata de originalidad, y vacío han sido absorbidos por los medios de comunicación. A los niños le encanta retener por imitación lo que no entienden del lenguaje poético aprendido por sus abuelos o padres. En esta conservación, surgen variantes, cambios del texto y a este mecanismo de fijación se opone el de la pérdida y el olvido. La riqueza de los juegos en el pasado va empobreciéndose en nuestra época, hasta quedar reducidos a unos pocos juegos de conocimiento común. Los restos de la tradición oral recogidos atestiguan esta idea, algunos juegos perviven y otros desaparecen. El trabajo experimental dentro del aula estuvo organizado considerando como eje central el juego como fuente de placer y diversión. Al mismo tiempo se pensaba que los niños tenían que conocer determinados juegos que estaban en desuso y potenciarlos a través del lenguaje oral. El trabajo se organizó a través de talleres creativos. Como conclusión se puede decir que la aplicación del juego a partir de talleres ha favorecido el rendimiento de todos los niños tanto a nivel de relación con los propios compañeros de clase, como en los conocimientos del lenguaje y su compresnión. El lenguaje es esencialmente la comunicación, la participación y la gestión de un significado. Por ello, se hace imprescindible proporcionar a los niños situaciones idóneas de juego, tanto radicional como actual para desarrollar el lenguaje oral necesario para su vida posterior. Participando en la espiral del aprendizaje a través del juego, hemos constatado que demasiadas veces se prima el lenguaje escrito en los centros de enseñanza, por ello ha sido necesario este trabajo sobre el juego para potenciar el desarrollo oral en los niños. La tesis consta de tres anexos importantes. El primero de ellos, alberga la recopilación de los juegos tradicionales recogidos en la Región de Murcia y clasificados en varios apartados sin olvidarnos de las fuentes y el origen de los mismos. El anexo II contiene la recopilación "in situ" de los centros escolares visitados y de todos los juegos de los niños de 6 a 8 años. Para concluir, el anexo III se recoge la documentación de aula con los trabajos prácticos realizados por los niños en el curso escolar donde se llevó a cabo la experimentación.
Materias relacionadas