CONSUMO, ANALISIS ECONOMICO Y CALIDAD DE PRESCRIPCIÓN DE ANTIMICROBIANOS EN ATENCIÓN PRIMARIA

Autor: ABASOLO OSINAGA EIDER
Año: 2003
Universidad: PAIS VASCO
Centro de realización: FACULTAD DE MEDICINA
Centro de lectura: FARMACIA
Director: ABECIA INCHAURREGUI LUIS CARLOS
Tribunal: VELASCO MARTIN ALFONSO , RODRIGUEZ ARTALEJO FERNANDO , SAENZ DOMINGUEZ JOSE RAMON , SALLES ALVIRA JOAN , ECHEVARRIA ORELLA ENRIQUE
Resumen de la tesis

La base principal para conseguir el uso racional de los medicamentos se centra en el conocimiento de su oferta, prescripción, dispensación y consumo. Uno de los grupos más utilizados de medicamentos es el de los antimicrobianos por lag ran incidencia de enfermedades transmisibles existente. Los objetivos de este trabajo se centra en la valoración de la oferta, de la prescripción y factores ligados a la misma, calidad de prescripción, coste económico y propuestas para la reducción del mismo. Entre los años 1998 y 2001 se produjo en España un aumento importante de la oferta de principios activos en el campo de los antimicrobianos, pasando de 134 a 171. Es decir se produjo un aumento del 27,61%. Este aumento se dio, sobre todo en el grupo de los antivirales. En dicho periodo se aprecia una diversificación importante de las formas de presentación de los diferentes principios activos, y en general una disminución del precio. Los antimicrobianos más dispensados en España durante el año 1999 fueron amoxicilina, su asociación con ácido clavulánico, fluconazol, ciprofloxacino, claritromicina, cefuroxima axetilo y metronidazol, por este orden. El coste total de antimicrobianos en España en 1999 fue de más de 724 millones de euros, siendo los que más contribuyen a este coste, por orden de importancia, la asociación amoxicilina ácido clavulánico, ciprofloxaino, amoxicilina, claritromicina y azitromicina. Ciprofloxacino, azitromicina, cefaclor, roxitromicina, itraconazol cefixina y cefonicida son fármacos caros, mientras que amoxicilina, fluconazol, eritromicina y cloxacilina son fármacos baratos. El grupo de las mujeres y el de 65 años y mayores son los que más exposiciones a antimicrobianos padecen, existiendo además en estos grupos un mayor número de consumidores. Los hombres consumen más penicilinas, macrólidos y tetraciclinas, mientras que las mujeres consumen más quinolonas, antimicóticos y otros antibacterianos. Existe una tendencia a la bajo en el consumo de penicilinas y tetraciclinas con la edad, mientras que existe una tendencia al alza en cefalosporinas, quinolonas, otros antibacterianos y en el grupo de sulfamidas, trimetroprim y asociaciones. El grupo de edad que menos macrólidos consume es el de 15 a 24 años. No aparecen diferencias significativas en el coste medio por exposición entre mujeres y hombres, pero sí aumenta con la edad. La calidad de prescripción de antimicrobianos es elevada. Se debe potenciar y promover la realización de estudios farmacoeconómicos que contribuyan a la búsqueda de métodos para conseguir disminuir el gasto farmaceútico. En este sentido, uno de los más eficaces y sencillos es el análisis minimizado de costes. Resultaría interesante la implantación de un sistema de dispensación de antimicrobianos en dosis unitarias en las Oficinas de Farmacia, con el fin de reducir aún más el coste originado por los mismos. Debe fomentarse la realización de estudio farmacoepidemiológicos, ya que permiten conocer la utilización de los medicamentos, detectar problemas existentes y contribuyen al perseguido uso racional del medicamento.
Materias relacionadas