Consultas sin patología en un Centro de Salud Mental

Autor: Ortiz Lobo Alberto
Año: 2003
Universidad: AUTONOMA DE MADRID
Centro de realización: Facultad de Medicina Universidad Autónoma de Madrid
Centro de lectura: Facultad de Medicina
Director: Bravo Ortiz Maria Fe
Tribunal: Baca Baldomero Enrique , Sáiz Ruiz Jerónimo , Huertas García-Alejo Rafael , Bayón Carmen , Rodríguez Vega Beatriz
Resumen de la tesis

Se trata de un estudio observacional transversal realizado en el centro de salud mental del distrito de Salamanca en Madrid para determinar la prevalencia de las personas sin trastorno mental diagnosticable que consultan en dicho centro (códigos Z de la CIE-10), las características sociodemográficas, asistenciales y de la demanda que tiene esta población y qué relaciones existen entre los distintos factores que la caracterizan. El estudio se realiza sobre una muestra consecutiva y completa a lo largo de un año de 1187 pacientes. A todos ellos se les realiza una entrevista clínica de una hora de duración y además rellenan el GHQ-28, el SCL-90-R y una escala tipo likert de expectativas. El 24,4% de los pacientes que acudieron a ser evaluados en el centro de salud mental no presentó ninguna patología mental que pudiera ser diagnosticada según los criterios CIE-10. El perfil sociodemográfico es una mujer, soltera que no vive sola, de unos 43 años, con alto nivel educativo, que trabaja como técnico por cuenta ajena, la mayor parte de las veces sin contrato labora. Uno de cada cinco sujetos diagnosticado de código Z, fue derivado al centro de salud mental con carácter preferente. No hay diferencias significativas entre los diferentes centros de salud de atención primaria en la cantidad de derivaciones de códigos Z. Según el GHQ-28 con un punto de corte 5/6, el 83,7% fue un posible caso psiquiátrico. La puntuación en el SCL-90 R fue mayor que otra muestra de población general española, pero menor que una muestra española de pacientes psiquiátricos ambulatorios. La mitad de los códigos Z vinieron con tratamiento psicofarmacológico pautado. La idea de consultar en salud mental fue del paciaente con mayor frecuencia, y en estos casos, los pacientes fueron más jóvenes, con un mayor nivel educativo y no estaban de baja laboral en comparación con los que acudian del médico de cabecera. Tanto los psicólogos como las profesionales mujeres tienden a diagnosticar más trastornos adaptativos y menos códigos Z que los psiquiatras y los hombres respectivamente. Se dio el alta en la primera cita a algo más de la mitad de los códigos Z. La indicación terapeútica de seguimiento ( y no de alta) se relaciona con que la atención se lleva a cabo por un psicólogo, que no venga con un tratamiento pautado, que haya dudas diagnósticas y con que el paciente sea más joven y tenga unas espectativas positivas del tratamiento en el centro de salud mental.
Materias relacionadas