AUTOANTICUERPOS NO-ORGANOESPECIFICOS EN PACIENTES HEMOFILICOS INFECTADOS POR EL VIRUS DE LA INMUNODEFICIENCIA HUMANA

Autor: RUBIO BATLLES MARTIN
Año: 2000
Universidad: AUTONOMA DE MADRID
Centro de realización: FACULTAD DE MEDICINA/UNIV. AUTÓNOMA DE MADRID
Centro de lectura: MEDICINA
Director: PEÑA SÁNCHEZ DE RIVERA JOSE M.
Tribunal: ARNALICH FERNÁNDEZ FRANCISCO , CARREÑO PÉREZ LUIS , MARTIN VILLA JOSE MANUEL , PULIDO ORTEGA FEDERICO , HERNÁNDEZ NAVARRO FERNANDO
Resumen de la tesis

La pandemia del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), agente causante del síndrome de inmunodeficiencia adquirida, ha afectado de un modo especial a los pacientes hemofílicos, dados sus requerimientos frecuentes de hemoderivados plasmáticos para el tratamiento de los episodios hemorrágicos característicos de la coagulopatía y la posibilidad de transmisión parenteral del virus. De este modo, un elevado porcentaje de los hemofílicos de los paises desarrollados, que durante el periodo 1960-1985 tuvieron fácil acceso a los concentrados de factores antihemofílicos, contrajeron la infección y padecen actualmente las consecuencias de la misma, con una elevada morbilidad y tasa de mortalidad. La población hemofílica fue considerada, tras descubrir el virus, "grupo de riesgo" para contraer el síndrome de inmunodeficiencia adquirida. La investigación sobre el ciclo vital del VIH y su interacción con el sistema inmunológico humano ha aclarado algunos de sus efectos, como el tropismo por los linfocitos CD4+ y su destrucción selectiva, pero no otros, como la generación de fenómenos autoinmunes,ya descritos previamente en el contexto de otras infecciones virales. Los anticuerpos no-organoespecíficos se encuentran en proporciones variables en los pacientes infectados por el VIH y su fisiopatología, asociación clínica y significado pronóstico son desconocidos o se dispone de datos contradictorios. El presente trabajo, enfocado en pacientes hemofílicos infectados por el VIH y centrado en los autoanticuerpos no-organoespecíficos, pretende determinar en esta población la incidencia de los mismos, compararla con la hallada en otros grupos de riesgo y profundizar en las asociaciones clínicas y analíticas de los autoanticuerpos, así como en su significado pronóstico. Este estudio puede contribuir a clarificar la fisiopatología de los fenómenos autoinmunes en el contexto de la infección por VIH, lo que puede ser útil para conocer y combatir con mayor eficacia los efectos de la infección.